miércoles, 28 de abril de 2010

Ha llegado la Paz.


Al fin llegó el día glorioso en que mi imagen se reprodujo y mi vida se prolongó en otro ser, independientemente del nuestro. Ella ha nacido. Es la reproducción exacta de mi amada, con su carita angelical tan alejada de la mía, pero con la mirada llena y cariñosa que sustituye a la de mi amada. Paz es su nombre y la paz ha vuelto en nuestros corazones. Con ella seguiré caminando hasta el final de mis días. Con ella llegaré hasta mi origen, a través de los siglos. ¡Si lograra superar esta prueba y alguien me respondiera, aunque sólo sea para decirme que ha recibido mi mensaje…!
(Mañana: Recopilación del Capítulo IV: Paz es su nombre)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada