lunes, 24 de mayo de 2010

La humanidad y las armas nucleares.

Hoy he tenido la oportunidad de ver en la televisión un programa de Carl Sagan acerca de la humanidad y las armas nucleares. Y me ha dejado anonadado. Eso fue lo que pude observar:

El mundo se empobrece, como dice Sagan, gastando 500.000 millones de dólares –la moneda clásica de referencia a temas balísticos– al año en preparativos para la guerra y empleando a casi la mitad de los científicos y grandes tecnólogos en tareas militares. Y todo para defenderse del supuesto enemigo. E incluso, si éste no existiese, habría que improvisarlo y crearlo. Sólo así pueden justificar tanto gasto de armamento. En cambio, apenas se invierte en los países pobres para alargar la vida o conservarla. Y en los ricos, es más fácil derrochar que invertir para que nadie se quede sin vestir o sin comer. No, el corazón del hombre no ha cambiado. En todo caso, ha empeorado, según los anuncios y presagios de los profetas mayores.

Mañana: “El cambio de mi isla”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada